Patuque… una actividad para ensuciarnos

Copia de P5.1.JPG

Los patuques/ messy play / sensory activities son actividades exploratorias donde le ofrecemos al niño materiales que pueda manipular de forma libre y espontánea, sin riesgos.  No necesitas tener mucha preparación para realizar un “patuque”. Lo importante es darle la libertad a tu chiquito de ensuciarse, de oler, de probar, de sentir, de frotar, de apilar, de amasar, de esparcir y de apilar. Y ¿por qué no? Darte tú también la oportunidad. Confieso que son mis actividades favoritas y que a pesar de que no soy amante del sucio (sí, suena loco), ha sido un gran descubrimiento como mamá/maestra.

¿Cuáles son sus beneficios?

El “patuque” es una actividad que permite estimular y desarrollar los sentidos del bebé, durante los primeros meses de vida. Permitir que el niño se ensucie, es parte de su desarrollo natural ya que a través de los sentidos los pequeños descubren y aprenden del mundo.

Además de favorecer el desarrollo sensorial, el patuque ayuda a trabajar en:

 -Motricidad fina: Coordinar el agarre de objetos de diferentes texturas y tamaños permite desarrollar la pinza y el agarre de tu bebé (mejorará además la precisión y la coordinación de movimientos entre sus manos y su vista). 

-Nociones espaciales y matemáticas: le enseña al niño el valor y el lugar que ocupamos en el entorno, así como conceptos tipo lleno-vacío, mucho-poco, dentro-fuera.

-Fomenta la autonomía e independencia.

-Favorece las relaciones interpersonales y el desarrollo del niño con su entorno.

-Ofrece herramientas y estrategias para conocer el mundo, basado en métodos científicos: medir (llenar envases y vaciarlos), probar, oler y saborear (conocer el objeto a profundidad), aprender de formas, colores y texturas (a través de la manipulación libre).

-Introducir nuevos alimentos. 

patuque2.JPG

¿Cuándo puedo comenzar?

  Puedes comenzar a jugar con tu bebé desde los seis (6) meses aproximadamente. Puedes hacerlo antes, pero es importante que estés atento con sus alergias, alimentos permitidos para su edad, y que seguramente algo llevará a su boca. Pues a los seis meses, ya es probable que tu bebé pueda sentarse y no tenga problemas al llevarse trozos a la boca.

¿Dónde y cómo jugar? 

La mejor forma de hacer un “patuque” es colocando el material en un mantel plástico/desechable, en una caja plástica o en una piscina inflable. Asegúrate que esté limpia la superficie. Podemos dejar que el peque juegue libremente o podemos ofrecerle algunas cucharitas o envases plásticos para llenar y vaciar. Si no eres muy amante del desorden, el baño o la terraza/jardín puede ser tu mejor aliado. Y si tus nervios van más allá, la ducha es un lugar perfecto. Al terminar recoges un poco, enciendes el agua y listo.

 ¿Sabes qué materiales usar?

Te recomiendo usar materiales comestibles como: frutas enteras, compota o papilla, masa de harina de maíz, puré de vegetales, gelatina, pudín, pasta sancochada, y más. Antes de realizar cualquier “patuque”, asegúrate que tu peque no sea alérgico a ningún ingrediente.

Top cinco

(Preguntas más comunes sobre los “patuques”)

1.  Si juega con los alimentos ¿cómo le enseño que con la comida no se juega?

Tu peque no está sólo jugando, está explorando. Está usando este material como recurso para entender el mundo que lo rodea. Y sí, cuando se siente a comer, tratará de tomarlo con sus manos. Pero es normal, porque quieren conocer lo que van a comer.

2.  ¿Aprenderá a usar los cubiertos y tener hábitos en la mesa?

Sí, porque son prácticas diferentes y además tu peque estará acompañado de la familia a la hora de comer. Ahí aprenderá de ustedes los hábitos a la hora de comer. Recuerda que los niños aprenden del ejemplo.

3.  ¿ Por qué promueves que los niños jueguen con la comida?

El problema no es ese, es que tomamos esta práctica desde la mirada de un adulto. Un niño no estará jugando, estará explorando, conociendo nuevos métodos de aprendizaje, potenciando sus sentidos, afinando sus habilidades motoras, descubriendo el mundo desde experiencias significativas, trabajando en su independencia y autonomía… uff ¿qué más puedo decirles?.

4.  ¿Qué debo hacer si a mi hijo no le gusta ensuciarse?

Es normal y respetable. No todos somos iguales, y no por eso tu peque no aprenderá y se desarrollará como los demás. Si soy creyente de que en la medida en que hagas de estas actividades algo rutinario y cotidiano, tu peque aprenderá (a su manera) a ensuciarse. Y existen técnicas para ayudarlo a sentirse cómodo: ofrécele cucharitas, envases, objetos que puedan servir de transición antes de que se atreva a tocarlos o sentirlos. 

5.  No me gustan los desastres ¿Qué puedo hacer?

Hay muchas opciones. Un “patuque” no tiene que ser el mega “patuque”, puedes permitirle explorar alimentos sobre su silla de comer, para que no tengas que recoger mucho. Puedes usar la técnica de trabajar dentro de una caja plástica o piscina inflable para que a terminar sólo sacas a tu bebé directo al baño y la caja se limpia por separado. O puedes pedirle apoyo a papá en estas actividades. Puede ser un tiempo de papá e hijo muy especial.

Con cariño…Denise