¿Cómo disfrutar de las salidas con niños sin morir en el intento?

IMG_4962.JPG

Lo sé… para nadie es un secreto que salir con niños a veces resulta complicado. No importa la edad que tenga tu peque, como padres siempre nos sentimos ansiosos ante estos momentos ¿Será que llorará? ¿Se portará bien en el restaurante? ¿Correrá por toda la tienda?.

Pero la verdad es que muchos de estos momentos terminan en caos, justamente por los nervios que nos invaden como padres. Tenemos tantas ganas de que todo salga perfecto, que a veces nuestra propia energía termina alterando todo. Y se los cuento con propiedad, porque muchas veces he sido yo (aunque no lo crean) quien se pone nerviosa. Es Alejo, mi esposo, quien me recuerda que es momento de relajarme, liberar y dejar fluir.

Quizás nuestros peques estén relajados y conectados con el momento, pasándola bien. Y es nuestra angustia, nuestras ansias de perfección, nuestros miedos a ser juzgados por cómo se portan nuestros peques, lo que convierte al momento en una completa bomba atómica.

IMG_1077.jpg

¿Cuál es nuestro secreto?

En la medida en que entendemos que ellos necesitan ser niños (moverse, explorar) sin importar el lugar donde estemos, en esa misma medida… las cosas serán más llevaderas. Claro que debemos tener presente, que existen pautas de convivencia dependiendo del lugar donde nos encontremos. En un restaurant no podemos “dejarlos ser niños” corriendo entre las mesas, pero sí podemos ofrecerles actividades para conectarlos con su esencia.

Un truco

Desde que Cami y Diego eran pequeños, siempre he intentado llevar conmigo un bolsito con juguetes y actividades. Y ha sido un excelente recurso para distraerse y jugar, sin importar dónde estemos. Con el tiempo ha ido evolucionando. Trato de cambiar lo que hay adentro para que en cada oportunidad sea haga más atractivo. Les cuento lo que tiene mi bolsito ahorita:

 
bolsomagico1.jpg

  • Un set de flash cards (tarjetas de actividades o usos múltiples). Tengo unas para Cami y otras para Diego. Las de Cami son de operaciones matemáticas y las de Diego de colores, números y formas.

  • Dos play doh o plastilinas pequeñas.

  • Un carrito y tres dinosaurios pequeños.

  • Un set de mini muñequitas.

  • Dos colores ( les vario los colores. A veces usamos de cera, otras veces de madera. Pero nunca llevo marcadores).

  • Stickers o calcomanías.

  • Libretas.

  • Wikki stix (son unos palitos para moldear).

Antes cargaba este bolsito en mi pañalera o cartera, pero ahora lo tengo en el carro. Así está a la mano cuando sé que vamos a bajarnos en algún lugar donde será necesario. Confieso, que como toda mamá y ser humano… a veces se me olvida y recurro en ocasiones a usar el teléfono. Sí… yo también lo uso. Pero intento alternarlo con este bolsito. Definitivamente el teléfono o los dispositivos electrónicos nos aíslan del contacto social. No tengo nada en contra de la tecnología. Por el contrario, soy fiel creyente de que nuestros hijos nacieron en una nueva era. Lo que debemos es dar herramientas y pautas para usar la tecnología, no prohibirla. La hora de comer es un momento en familia. Para conectar, conversar y compartir. Si a nosotros los adultos nos aísla el teléfono, pues a ellos también. Por eso trato de no recurrir a él tantas veces.

Con Cariño…

Denise